• Ciudad del Este, Paraguay
  • 27/02/2021
0 Comments

Cantidad de focos de calor es el doble de lo registrado en el mes de julio, según Infona. Incendios provocados en la Bahía de Asunción ya afectaron a cera de 150 hectáreas del área protegida.

Arde el país. Mientras en el mes de julio se reportaron 14.400 focos de calor, que podrían comprender quemas controladas o incendios forestales, al cierre de agosto se registraron 30.281. Estas cifras son sin incluir datos de los fines de semana, según el reporte del Instituto Forestal Nacional (Infona).

Por la velocidad del viento, la sequía y la cantidad de materia seca es imposible realizar una quema controlada, para el caso de limpieza de campo, señaló el director de plantaciones forestales del Infona, Cristian Fox.

Las proyecciones meteorológicas tampoco son alentadoras ya que no se prevé para las próximas dos semanas lluvias considerables. “Estamos con escasez de agua y eso agravaría la situación porque hay mucha inconsciencia”.

En la zona de Gran Asunción indicó que claramente se pueden observar en los monitoreos satelitales que son quemas de basura. En el departamento Central, el reporte del 31 de agosto indica que solo en 24 se detectaron 701 focos de calor.

En capital, la zona de Reserva Ecológica Banco San Miguel y la Bahía de Asunción fue en los últimos días principal escenario de quemas que se desataron en incendios de grandes proporciones en plena Área Protegida. En total ya fueron afectadas cerca de 150 hectáreas por estas prácticas intencionales, según la Municipalidad de Asunción.

“Además del daño a la biodiversidad esto afecta a la calidad de aire generando problemas respiratorios en plena época de Covid-19. Se daña también el suelo porque se quema toda el área orgánica, su alimento”, según el funcionario del Infona.

Normativa. En un comunicado del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades) alega que lejos de pretender “lavarse las manos” o “delegar funciones y responsabilidades” se busca resaltar en estos casos que las Municipalidades, por ley, son las encargadas del control y prevención de incendios, tanto de pastizales como de residuos sólidos urbanos.

“No es un invento lo que expresa la Ley Nº 4014/10 “de Prevención y Control de Incendios”, en su artículo 3º: “Los municipios se constituyen en autoridad de aplicación de la presente Ley en coordinación con la Unidad Especializada creada por la Ley”, indica el comunicado.

“Mientras las comunas no ejerzan estos controles, los incendios en sus distritos siempre serán de grandes magnitudes y con consecuencias ya a la vista”.

No obstante, sobre la Ley en cuestión, el director de la Dirección Nacional de Cambio Climático del Mades, Ulises Lovera, había señalado la semana anterior sobre la necesidad de modificar la normativa para establecer varias autoridades de aplicación para el control; entes del Estado, principalmente. Además de establecer los mecanismos de combate y prevención. No solo la modalidad de quema prescripta.

Afirmó que si bien las Municipalidades no pueden estar fuera del proceso, se necesita la articulación de autoridades nacionales para coordinar acciones. Manifestó que esta es la peor temporada para las quemas, ya sean prescriptas, pero desde la vigencia de la Ley “de prevención y control de incendios” lamentó que no contempla prohibiciones para época de quema, sino una reglamentación. No un régimen de control.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *