• Ciudad del Este, Paraguay
  • 28/11/2020
0 Comments

Rodrigo López, que el lunes pasado presentó su renuncia a la dirección técnica, pero aceptó dirigir su último partido este viernes, se despidió de Luqueño con un triunfo vital contra el 12 de Octubre (2-1).

Sportivo Luqueño debió remontar frente al club de Itauguá en el estadio Feliciano Cáceres para llevarse puntos de oro al promedio y despedir con una sonrisa al entrenador charrúa, quien será reemplazado por Carlos Humberto Paredes.

Con esta victoria, el ganador acumula 21 unidades en el certamen y se ubica en la octava posición. En tanto, el perdedor se queda con 16 puntos, en la décima ubicación.

EL PARTIDO. El elenco visitante se encontró con la ventaja en el inicio del juego gracias a una anotación de José Montiel. El volante hizo ostentación de su exquisita pegada y abrió el marcador con un tiro libre que picó antes de meterse en el arco local engañando al portero Nicolás Campisi.

Corrían solo cinco minutos cuando el partido se puso cuesta arriba para el elenco auriazul. El encuentro no dio el asalto de calidad, pero con el transcurso del tiempo permaneció bajo control del Chanchón.

El Globo replegó líneas para cuidar la ventaja y dio posibilidad a que el rival pise con asiduidad su terreno. Un cabezazo de Marcos Riveros, un tiro libre de Orlando Gaona Lugo y remates de Marcos Duré, todos ellos ejecutados sin eficacia y mantuvo tranquilo a Mauro Cardozo.

En el complemento, hubo intercambios de golpes. El 12 de Octubre estuvo cerca de ampliar el marcador, pero el delantero José Ariel Núñez remató en el centro del arco y se encontró con el portero Campisi como principal obstáculo (50 m).

El mismo delantero tuvo protagonismo en otras jugadas, aunque no pudo terminar con éxito. El local respondió con Kevin Serna, cuya rabona explotó en el pecho de Mauro Cardozo. En la segunda incursión consecutiva, Luqueño encontró la paridad con un disparo rastrero de Richard Cabrera (56 m).

Con el empate, el cuadro dirigido por Mario Jara perdió la consistencia, ensanchó su esquema y sufrió el segundo gol once minutos después mediante la anotación de Orlando Gaona Lugo, quien pasó a jugar de referente de área tras la salida del Serna.

Pudo Luqueño terminar sin sufrimiento el encuentro, pero Cristian Paredes falló en un contragolpe y perdonó el tercero del equipo local en un mano a mano con Mauro Cardozo. En tiempo añadido, Miguel Ángel Ovejero empató, pero el gol fue anulado vía VAR por posición adelantada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *