• Ciudad del Este, Paraguay
  • 15/09/2021
0 Comments

El obispo de la Diócesis de Ciudad del Este reflexionó este domingo y en su homilía preguntó a ¿A quién sigues?, ¿estás siguiendo a Cristo, es la ley de Dios lo que más te importa?, para luego explicar que un verdadero líder es semejante a Cristo, que piensa como Él, siente como Él y actúa como Él. Exhortó, además, a rezar el rosario, la meditación de la Palabra para escuchar siempre la voz del Buen Pastor.

 

A continuación, la homilía completa.

Queridos hermanos y hermanas, querido Mons. Alejandro, todos los presentes, y todos los que nos siguen por los medios: ¡feliz tiempo pascual!

El domingo del Buen Pastor, jornada mundial de oración por las vocaciones, día del obispo en el Paraguay. El Señor nos habla de tres cosas: el pastor, las ovejas y la puerta.

En nuestra meditación en el domingo del buen pastor podemos tener en la mente la pregunta: ¿a quién hay que seguir?, ¿A quién sigues?, ¿A quién sigues en facebook? ¿O tal vez en twitter?, ¿Qué línea de pensamiento sigues? ¿Eres fanático de la gran libertad, o más bien dices que necesitamos una autoridad fuerte, o no te importa? ¿Quién es tu héroe? Sólo menciono estas preguntas para plantear una que me parece fundamental: ¿estás siguiendo a Cristo, es la ley de Dios lo que más te importa?

¿Creo que la Iglesia y sus pastores tienen algo que ver con el Gran Pastor y Guardián que se menciona en la segunda lectura?

Vamos a buscar alguna respuesta, alguna indicación sobre el tema de liderazgo que nos conviene en las tres imágenes que hoy nos presenta Jesús: el pastor, las ovejas y la puerta.

El pastor. Vamos a enfatizar que el único pastor es Dios. No puede haber nadie al lado de Dios y quien quiere ser como Dios, es ladrón y bandido. Hasta hoy nos pueden chocar las palabras de Jesús que escuchamos en el evangelio – él quiso dejar las cosas bien claras, ´aquellos que han venido antes de mí son ladrones y asaltantes… El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Pero Yo he venido para que las ovejas tengan Vida´. En los planes de Dios existe sólo un Buen Pastor, Rey del Universo. ¿Recordamos el domingo de la misericordia? ‘La humanidad no encontrará paz hasta que no se dirija a la fuente de mi misericordia’ escribió Santa Faustina.

¿Creo que Jesús es el único líder de los destinos de la humanidad, el único salvador?

Las ovejas. Las personas que pertenecen a Dios reconocen la voz de su legítimo pastor. ´Él llama a las suyas por su nombre y las hace salir. Cuando ha sacado todas las suyas, va delante de ellas y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz´. ¿Me he acostumbrado a la voz del pastor, la reconozco? Las oraciones, la meditación de la Palabra de Dios, el rosario, tienen el efecto que yo voy a reconocer la voz de Dios siempre cuando me habla.

La puerta. – Aquí vamos a hablar de los pastores humanos, tanto de los líderes civiles como de los pastores de la Iglesia.

´Yo soy la puerta. El que entra por mí se salvará; podrá entrar y salir, y encontrará su alimento. El que no entra por la puerta en el corral de las ovejas, sino trepando por otro lado, es un ladrón y un asaltante. El que entra por la puerta es el pastor de las ovejas´.

Los líderes, los pastores legítimos siempre entran por la puerta que es Cristo: piensan como él, sienten como él, actúan como él.

Para concluir, hablemos de las vocaciones, es la jornada mundial de oración por las vocaciones y también el día del obispo en el Paraguay.

La vocación a la vida sacerdotal nace de una iniciativa de Dios. Jesús dijo a Pedro: Serás pescador de hombres. Y más tarde: cuida mis ovejas. Y ¿cómo sabemos que alguien es llamado? El llamado tiene que ser hombre de oración, si no, nunca lo va a saber. También la iglesia tiene que discernir: ¿éste será un buen sacerdote?

Después es necesaria la respuesta. El modelo de respuesta lo encontramos en la Virgen María. En la diócesis tenemos más de treinta seminaristas a nivel universitario, y más de quince que todavía terminan su secundaria. Recemos por ellos, y ayudemos a su sostenimiento.

Recen también por nosotros, -los- obispos: Mons Alejandro – ya emérito – y mi persona. No sustituimos al Buen Pastor – queremos, al contrario, que todos sigan a Aquel que ha dicho: ´Yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia´.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *