• Ciudad del Este, Paraguay
  • 23/09/2021
0 Comments

Cuatro destacadas mujeres del ámbito de los negocios perfilaron sus apreciaciones en torno a los dos primeros años del actual Gobierno en un conversatorio virtual organizado por Plaza Pública, de la organización Desarrollo en Democracia (Dende).

Marité Rasmussen, empresaria del sector shopping center y agroganadero, destacó que, entre otras falencias, está retrasada aún la reforma del Estado, con prioridad por el control de gastos y que se genere un incentivo para invertir desde el extranjero.

También objetó el sistema de compras públicas y habló de una corrupción sin límites, que genera temor en torno al incremento de la deuda pública.

Al referirse al Impuesto a los Dividendos y a las Utilidades (IDU), lo calificó como netamente recaudador, pero que desincentiva las inversiones. “Hay que tener una cultura de compromiso en ayudar al crecimiento del país, porque frente a los dividendos que uno cobra como inversionista, finalmente los gastos no pueden ser deducibles”, recordó.

La materia pendiente, a criterio de Cristina Kress, empresaria del sector agroindustrial, está en el poco control al contrabando; además de enfatizar en las “políticas proteccionistas débiles” que golpean la economía, porque hay poco circulante y mucho desempleo.

“El año pasado fue muy duro, por la recesión, y este año con pandemia se tendrá suerte al seguir trabajando. El Gobierno debió apoyarnos, porque (el sistema de financiación) es más que riesgoso ahora para las entidades financieras”, destacó además.

En cuanto a exportaciones de su sector, manifestó que están muy complicadas desde el año pasado, pero que el mayor cuello de botella en su segmento es conseguir materia prima, ya que los productores aliados reciben capacitación técnica, pero que igualmente necesitan financiación e infraestructura.

data center. Por su parte, Gloria Ortega, experta del sector de la tecnología, lamentó que se siga sin un data center del Estado, frente a lo cual cada ministerio sigue adquiriendo software y servidores que parecen más compartimientos estancos no centralizados. Además, reclamó que no se pueda avanzar en la transmisión de datos en la nube, que ofrece más beneficios que contar con un servidor.

“No se habla tampoco de una verdadera transformación digital, además de haber menor bancarización e inclusión financiera respecto de la región. Paraguay es el país que más paga salarios en efectivo y hay menos transacciones con pagos electrónicos”, sostuvo.

Finalmente, Liz Grütter, empresaria del sector supermercados, enfatizó que los programas sociales llegaron un poco tarde a la gente, además de opinar que el Fogapy debe tener más impulso y que el Gobierno incentive más a la formalización, ya que de las 800 mil mipymes del país, solo 260 mil nada más están con RUC.

También pidió cambiar intenciones por acciones y resultados, ya que “el bienestar sólo se puede medir por las acciones concretas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *