• Ciudad del Este, Paraguay
  • 23/09/2021
0 Comments

Los números estadísticos oficiales de venta de combustibles en el país –de enero a julio del 2019–, comparados con los de este año, registran una menor caída en cuanto a volúmenes del gasoil que de las naftas.

El sector que maneja estos productos considera lenta la recuperación y se estima que recién el próximo año se podría retornar a la normalidad.

Los datos proporcionados por el director de Combustibles del Ministerio de Industria y Comercio (MIC), Luis Villalba, refieren que en el comparativo del primer semestre del año pasado y el actual, se desprende que la venta de naftas tuvo una baja del veinte por ciento.

Mientras que la comercialización del gasoil fue del once por ciento, según los registros oficiales.

En ambos casos, la caída obedece a las restricciones por la pandemia del Covid-19 que se iniciaron en el mes de marzo del corriente periodo, de acuerdo con el MIC.

En cuanto a los detalles del nivel de transacciones, el año pasado se vendieron en seis meses poco más de 1.041 millones de litros de diésel, mientras este semestre solo superaron levemente los 922 millones de litros.

En el caso de las naftas (cuatro tipos que difieren por octanaje), en el periodo analizado del año 2019 orilló los 750 millones de litros, mientras este año fue de 594 millones, con lo cual la caída fue del veinte por ciento, tal como lo expone el análisis.

La estadística también revela que el gasoil sigue siendo el combustible de mayor consumo en el mercado interno, aunque también el segmento de las naftas va ganando poco a poco mayor comercialización, según crece el parque automotor.

IMPORTACIÓN. Por otra parte, si bien las ventas están abajo por la pandemia, en el caso de la importación de derivados de combustibles, hubo mejoría.

Según el reporte de agosto de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA), el combustible es el rubro que encabeza el aporte de ingresos para el Fisco.

El documento en cuestión refiere que su participación en la recaudación es del 24,3% y fue el que el mes pasado registró una menor pérdida entre los cuatro principales rubros de recaudación, con una disminución del -0,6%. Esto, según precisa, representó una pérdida equivalente a USD 1,4 millones.

Menciona que las reducciones más fuertes se registraron “en la importación de vehículos del 10,5% y significó una pérdida equivalente a USD 29 millones, seguida del rubro de informática y telecomunicaciones que tuvo una disminución del -30,2% (siendo el rubro más golpeado dada su alta dependencia de las transacciones realizadas por turistas en frontera, las cuales se encuentran cerradas), representó una pérdida equivalente en USD 23 millones, y el de repuestos (autopartes), observó una pérdida de casi USD 5 millones y, por último, el rubro de combustibles y demás derivados del petróleo, cuya participación en la recaudación es del 24,3% y una disminución del -0,6%, representó una pérdida equivalente a USD 1,4 millones.

Por otra parte, en la Asociación de Propietarios de Estaciones de Servicio y Afines (Apesa) señalan que la recuperación sigue siendo lenta y que aún falta mucho para estabilizar la comercialización en el sector. Mencionan que en las tiendas de conveniencia de los servicentros la venta continúa muy baja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *