• Ciudad del Este, Paraguay
  • 27/01/2023
0 Comments

“Alquilamos una moto de agua, nos dirigimos hacia la playa Barú y ejecutamos”. El ministro venezolano del Interior, Remigio Ceballos, compartió este jueves un video en el que uno de los presuntos sicarios que asesinaron al fiscal antidrogas paraguayo Marcelo Pecci, aparece confesando su participación en el crimen.

“Agarré 8.000 dólares y me vine hacia Venezuela”, agrega el sospechoso, Gabriel Carlos Luis Salinas Mendoza, de nacionalidad venezolana, detenido en Caracas el martes a la tarde por el homicidio del fiscal Marcelo Pecci, según indicó Ceballos.

Las autoridades colombianas habían anunciado la captura el miércoles.

Había “una solicitud de Interpol, alerta azul”, que obliga a las autoridades a informar a los demás países sobre la ubicación del individuo, indicó Ceballos en un anuncio a la prensa.

“Esta persona también está siendo requerida por la fiscalía” colombiana y “pudimos verificar que este individuo pertenece a la estructura delictiva internacional para el caso de este fiscal paraguayo”, abatido frente a su esposa embarazada el 10 de mayo de 2022 en la isla de Barú, próxima a Cartagena.

Salinas es acusado de conducir la moto acuática en la que viajaba el pistolero que mató al fiscal de 45 años, especializado en crimen organizado, narcotráfico, lavado de activos y financiamiento del terrorismo.

Ceballos divulgó un video en el que el sospechoso, que ya cumplió pena en Venezuela por secuestro y homicidio, supuestamente reconoce su participación en el crimen.

“Estando en Medellín, en un evento de motopiruetas, me encontré a Francisco Correa, alias El Monín, donde me dice que hay que hacer la ejecución de un sicariato, yo le pregunté si había dinero, me dice que sí y me da órdenes de que busque a dos personas más”, dice Salinas en el video.

“En Cartagena, Monín nos da la pistola con la que íbamos a ejecutar el sicariato”, sigue. “Se baja El Guácala, ejecuta al fiscal, se monta en la moto y nos vamos, donde nos estaban esperando (…) para irnos hacia Medellín, vía terrestre”.

“Agarré 8.000 dólares y me vine hacia Venezuela”, indica el detenido.

Ceballos señaló que Salinas será juzgado en Venezuela, dado que la ley “prohíbe taxativamente la extradición de venezolanos”, como lo adelantó la policía colombiana.

La investigación sobre el asesinato de Pecci aún no ha dado con los autores intelectuales del crimen. Estados Unidos ofreció una recompensa de 5 millones de dólares a quienes provean información sobre los responsables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *